domingo, 3 de mayo de 2009

FRUTA TEPOROCHA

"Teporocha", S. Mex. para "alcohòlica", "ebria", "borracha" y sinónimos similares

He preparado esta divina forma de comer frutas desde hace años. Le debo la idea a un exfuncionario de Gobierno quien, por entrar en conflicto con el Gobernador del estado (Nuevo León) terminó en el C.E.R.E.S.O (“Centro de Rehabilitación Social”), lindo eufemismo para “cárcel”. 

Claro que la acusación no fue “por estar en conflicto con el gobernador” sino por fraude y corrupción.

En realidad el sistema teórico de justicia mexicano es tan estricto y detallado que a cualquier habitante –me incluyo- se le podría enviar legalmente a uno de esos centros que, mientras no los conoces, podrían evocar la bucólica vida descrita por Santo Tomás Moro en la “Utopía”. Tomás perdió la cabeza por andar de utópico y no ajustarse a los deseos de su gobernante, Enrique VIII, famoso por su expedita forma de alcanzar la viudez.

Nuestro generoso gobernador se sació solamente con que el inspirador de esta receta perdiera la libertad.

A mí se me podría enviar a la cárcel porque es ilegal preparar bebidas alcohólicas aunque sea para consumo personal. No seré encarcelado porque ninguno de nuestros gobernantes tiene el menor interés en mí, no saben de mi existencia y mis actividades no son percibidas como una amenaza a su, cuidadosamente preservada, imagen de “Patricios Tropicales”

El encarcelado era fino, educado y culto. Imaginémoslo entre individuos torvos con escasa satisfacción de apetitos primarios para quienes toda fineza es sinónimo de feminidad. Mi héroe, a quien la perspectiva de pasar su estancia en el lugar como ‘esclava ‘ sexual y doméstica de, en el mejor de los casos, un líder de pandilla ó, en el peor, de muchos presidiarios tuvo una ocurrencia genial, tentaría a los compañeros ofreciéndoles satisfacer un deseo crónicamente frustrado en la cárcel, un deseo cuyo objeto era mucho más escaso que culos o bocas: alcohol

Convenció a los “alpha males” de conseguirle azúcar y levadura de la panadería de la prisión y ¡voilá!, el lugar se tranformó en vestíbulo del paraíso.

Nunca lo conocí personalmente pero supe de su existencia cuando lo expusieron en la prensa como criminal exacerbado, comparable a Al Capone durante la ley seca. Deduje que el Sr. Gobernador todavía le tenía inquina ¿Qué habrá pasado con mi héroe?...lo ignoro pero, inspirado en su creatividad, el mismo día en que le aumentaron la pena por “corrupción social” decidí homenajearlo corrompiendo mi ámbito familiar mediante esta excelsa preparación efectuada con mucha menor urgencia que la que seguramente el tenía

Se deben reunir:


Frutas macizas, yo colocaré piña, manzana y duraznos. Azúcar y levadura

Un recipiente de plástico, vidrio ó acero inoxidable. Yo lavé concienzudamente este recipiente de 3,700 mililitros (un galón gringo). Fué imposible despegarle toda la etiqueta (si alguien es muy obsesivo, se puede conseguir con sosa cáustica)

conviene empezar preparando un jarabe con dos tazas de azúcar y dos de agua. Se coloca al fuego hasta diluir totalmente el azúcar.




Se pelan las frutas y se cortan en cubos del tamaño que se te pegue la gana. Sería prudente que no sean mayores que la boca del recipiente en que se fermentarán.

En cuanto tiré las cáscaras de la piña a la basura creí escuchar la voz de mi austerísima y difunta madre diciéndome: "Hijito, eres un dispendioso. Con esas cáscaras, piloncillo y anís podrías hacer un estupendo tepache".
Decidí ignorarla. Luego tomaré Olanzapina, mi antipsicótico preferido


Los pedazos de las tres frutas aprisionados en el recipiente. Si te fijas detenidamente veras que en el tope de ellas hay un polvillo pardo.

Se trata de la levadura en polvo que vacié sobre ella. Aquellos privilegiados que puedan conseguir el saccharomyces cerviciae usado para hacer verdadera cerveza y no pan, como en mi caso, tendrán un resultado aún mejor.

¿Recuerdas el jarabe que preparamos al inicio?
Es sumamente importante transferirlo de una olla a otra durante unos 15 a 20 ciclos haciéndolo caer de la mayor altura posible por dos motivos.
1.- Para enfriarlo. No debe estar a más de 30ºC porque demasiado caliente mataría a los bichitos que harán el trabajo
2.- Para oxigenarlo. El saccharomyces,  requiere O2 para poder 'comerse' el azúcar y formar alcohol.  

Cumplidos esos prerrequisitos, se vacía el líquido sobre la fruta, se tapa el recipiente y se agita para distribuir la levadura en todo el contenido. Los bichos, en cuanto 'sienten' comida y ambiente propicio, 'despiertan' y empiezan a tragar y reproducirse. Desgraciadamente para ellos, para hacer esta segunda función no copulan sino que, aburridamente, se multiplican por partenogénesis.
Al procesar el azúcar los bichos la van eliminando y producen dos subproductos: el deseadísimo alcohol que irá aumentando progresivamente su concentración en el líquido y, a la manera de flatos, producirán también CO2, bióxido de carbono que pasará a la atmósfera. Si el frasco se tapara herméticamente este gas puede llegar a presionar tanto que lo haga estallar. Coloqué el guante quirúrgico en la boca del recipiente, sellado mediante una liga, para mostrar esa presión.

Mírenlo cuatro horas después, perfectamente 'hinchadito'.
Trasladé el bote a un lugar mas fresco de mi casa y, ahora, se requiere paciencia y perseverancia para conseguir el efecto deseado. Todos los días agitaré el frasco y dentro de una semana es casi seguro que el azúcar se haya consumido y ya huela deliciosamente alcohólico. En ese momento (7 días) agregaré cerezas ó alguna otra fruta roja para darle buen color y, además, otra taza de azúcar. Ya no será necesario añadir levadura. Siete días después, les aseguro, tendremos un producto delicioso. Ya les diré como lo comeré.

4 comentarios:

Stanislaus Bhor dijo...

pues esto que usted hace en Colombia lo llamamos una putería. Quiere decir estupendo. Lo voy a linkear. saludos

Donbeto dijo...

Gracias por lo chingón de tu comentario. Quiere decir 'magnífico'

W dijo...

Ay Doctor...

En dónde andará mi cabeza que no me había percatado de estos 2 últimos posts

Usted perdone!!!!

Cuando llegué y le piqué a la liga, venía en un estado severo de "encabronamiento" y voilá me has hecho reír tanto... tanto.... que hasta el coraje se me bajó.....

Dudo mucho que alguna vez prepare el "tlapehue frutal" .... si mis hijos lo descubrieran.... imagínate!!!.... aquí la única teporochita permitida, soy yo!!!

Y recomendación.... para tu siguiente intento del chocolate con chile.... haz el favor de ponerlo en baño María como dictan los cánones.... y de preferencia pruébalo cuando ya esté templado, por eso la escaldada (palabra que hace muchísimo tiempo no leía ni escuchaba...jajajaja)

Gracias por quitarme la muina !!!!

Donbeto dijo...

La alegría tiene una conexión a la panza, querida!
Me encanta que tu muina disminuya leyendo mis aventuras culeras...perdón!....culinarias.
Seguiré tu consejo y la próxima vez que prepare el chocolate me bañaré con María...
Debe estar rico
Ja!
ps: gracias a tí no llegué a la muina.