martes, 5 de febrero de 2008

Sopa: La derrota de "Weight Watchers".

Ahora estoy plenamente convencido de que algo llamado "calentamiento global" está alterando gravemente la vida en Monterrey y puntos circunvecinos. No solo me refiero al impacto indeseable que el calor ha tenido en el ingrato trabajo navideño de los "Santacloses" regiomontanos, al menos los más prietos, nunca contratados para estar dentro de un centro comercial climatizado sino colocados fuera de algunas farmacias, empapados de sudor y apestando a reno en descomposición. Obligados a sonar la pendeja campanilla y a sonreírle a güercos estupidizados porque no alcanzan a comprender como pudo el próspero y rubicundo gordo de ojos azules haber degenerado en Caltzoncin hecho barbacoa y reticentes al estímulo de sus amorosas madres, quienes los empujan hacia nuestro "Santa Tropicalizado" diciéndoles: "¡Anda mi'jito!...pídele tus regalos a Santa".


Por eso me parece plenamente justificado que nuestros sufridos trabajadores navideños terminen como este proletario polar



No me refiero solo a ese desorden de nuestra identidad pseudonórdica sino al malestar que flota en mi cocina porque espero el frío congelante para preparar mi "Sopa para Engorda", deliciosa e hipercalórica. Un día la temperatura bajó a 4º C y me animé a prepararla aunque, en verdad, lo ideal es sorberla bajo cero.
Va:


Papas blancas
Cebolla
Chiles Poblanos (En los países desafortunados por ausencia de variedad de chiles se les puede sustituir por pimientos morrones verdes)
Aceite de oliva
Crema 
Barra de mantequilla (se me salió de foco)
Concentrado de pollo




Se corta todo en trozos grandes. Yo le dejo la piel a las papas pero, si te animas, haz lo que se te pegue la gana.
Fríe todo a fuego alto, en aceite,  por unos 10 minutos.








Se agrega agua hasta tapar las verduras y se sazona con el consomé .
20 minutos -quizá- después, cuando todo está cocido, se apaga la fuente de calor y se deja enfriar lo suficiente para licuar todo. Alguna vez que lo hice casi hirviendo ha quedado registrado en el anecdotario familiar como una de las más grandes estupideces cometidas por el tipo que esto escribe.




Una barra de mantequilla se derrite en una olla suficientemente grande y se agrega lo licuado.










El toque final, para conseguir plenamente el objetivo engordador de la sopa, es agregar el cuarto de litro de crema láctea.
El resultado, calculo que unos cuatro litros de sopa, queda, como decimos acá 
¡A toda madre!
Si te preocupa ponerte adiposo(a) vale la pena recordarte el principio homeopático que dice:
"La dosis hace el veneno"



Y, como recordatorio postrero, recordemos que Mafalda se quedó enana por rechazar las sopas.
(pica en las imágenes para engrandecerlas)

2 comentarios:

W dijo...

Mmmmmmmmmmmmm

He estado trabajando sentadita enfrente de mi compu todo el fin de semana... como consecuencia estoy "helada" por la inactividad... y tu sopita se me antojó.... lo malo es que si la preparo mis jeans ya no me van a cerrar... sniffff !!

Pregunta "demasiado" inocente :

El nihilismo también va invadir este blog ????...

Auch.... temo la respuesta.... maldita la hora en que uno se encariña con un "nihilista"....

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Caramba muy original este sitio Donbeto.
Gracias por la visita.
g.a.